Guerra en Siria en 5 Minutos

Home , , , � La Confesión de Armstrong

La Confesión de Armstrong


La confesión de Armstrong
Todos los que le admiraron, todos los que le odian y todos aquellos a quien ha decepcionado esperan la emisión de la entrevista con Oprah Winfrey (3:00 de la madrugada, por Discovery Max). Lance Armstrong, el mito del ciclismo convertido ahora en un apestado como Ben Johnson, se someterá al polígrafo de una estrella de la televisión norteamericana en modo confesión. Dirá que se ha dopado, como filtró la propia periodista para mayor gloria de sí misma. Pero quedan en el aire los detalles, el morbo de un ídolo que asombró al mundo como superviviente del cáncer y talismán del Tour (siete, más que nadie) arrastrado por el fango en busca de una reducción de la condena.
Según una fuente anónima citada por el New York Times, Armstrong llegó a "derramar lágrimas" durante la grabación como un reo arrepentido, mientras que otro periódico de Nueva York, el Daily News, informó que el texano nunca mostró remordimientos. Ambos coinciden en que sí trató de denigrar a todos aquellos que se negaban a cerrar los ojos respecto al dopaje en el pelotón.
Armstrong pasó el lunes, cuando se realizó la entrevista en un hotel de Austin, por un túnel que siempre se negó a visitar. El confesionario, la redención, el rincón de los chivatos a través del cual él humilló a gente anónima como Simeoni o Bassons, dos ciclistas de la clase media que hablaron de dopaje en el pelotón.
Lo más edificante en boca de Armstrong sería que desmontase elimperio de Michele Ferrari, el maléfico doctor italiano que cambió las estructuras del ciclismo en los años 90 y dijo aquello de "la EPO no es más peligrosa que un zumo de naranja". Pero nadie confía en escuchar esta madrugada cómo Ferrari (o Schumacher, su nombre en clave) programaba su plan de dopaje, qué contenía la nevera de su casa de Girona o por qué es tan importante la presencia del dichoso médico el día de la contrarreloj en el Tour.
Otras filtraciones del New York Times aseguran que Armstrong tirará de la manta en el máximo nivel, a partir de Hein Verbruggen, ex presidente de la UCI, de Pat McQuaid, actual de CEO de la organización, o Thomas Weisel, el fundador del US Postal.
La coincidencia general reside en que Armstrong ha confesado porque lo han pillado y no le queda más remedio, acorralado como está por elposible perjurio que cometió hace unos años al declarar ante un tribunal federal que nunca se había dopado. Hoy, ante la cruda realidad del informe Usada, busca mitigar su condena y evitar la cárcel.




Fuente: ABC Noticias
Compartir
Votar esta anotación en Bitácoras.com

0 comentarios to "La Confesión de Armstrong"

Publicar un comentario