sábado, 14 de mayo de 2011

El Cantante Michel Martelly Toma Posesión como Presidente de Haití

Frente a un derrumbado Palacio Nacional, en medio de un pueblo diezmado por la miseria, el seísmo y el cólera, un cantante popular ha jurado este sábado en Haití construir como presidente un nuevo país. Hasta se fue la luz cuando el carismático Michel Martelly, de 50 años y conocido hasta ahora como Sweet Micky, recibió la banda presidencial en una casa de madera levantada como Parlamento provisional para la ocasión y juró “trabajar para la magnificencia de la patria“.

El centenar de diputados y unos 400 invitados, entre ellos una decena de jefes de Estado, sufrieron un calor sofocante en la ceremonia en la que el gobernante número 56 de Haití --apenas el cuarto electo en 60 años-- recibió del presidente de la Asamblea Nacional, Rudolphe Joazile, la banda, símbolo del poder, que dejaba el mandatario saliente, René Preval.

Vencedor en la segunda vuelta electoral del pasado 20 de marzo, el intérprete de la música popular haitiana conocida como kompá completó el juramento oficial con el compromiso de “respetar y hacer respetar los derechos del pueblo haitiano y trabajar para la magnificencia de la patria en el mantenimiento de la independencia nacional y la integridad del territorio“. A la salida del acto, el flamante presidente declaró: “Me siento hoy como ayer, sólo que ahora tengo el mando de la nación“.

Crear un Ejército moderno

Martelly depositó después una ofrenda floral en el museo del panteón, en honor a los héroes de construyeron el segundo país independiente de América, y cerró los actos oficiales --cuyo presupuesto tuvo que recortarse a menos de la mitad por las carencias generales-- con un Te Deum frente al Palacio Nacional, destruido por el terremoto de enero del año pasado. Allí hizo su primer discurso a la nación y prometió reconstruir la devastada capital, Puerto Príncipe, desarrollar el abandonado campo e incluso crear un Ejército moderno.

Igual que en días pasados limpiaron y adornaron las calles de la ciudad, millares de haitianos acompañaron las ceremonias con cantos, bailes y rúas. En docenas de muros y también en las tapias que ocultan los campamentos, en los que aún viven casi 700.000 damnificados por el seísmo, los seguidores del cantante pintaron: `Bienvenido presidente Martelly¿. Aunque el nuevo gobernante no llegó a “bailar desnudo sobre el Palacio Nacional”, como prometió hacer si ganaba las elecciones, los festejos se extendieron, en medio de la esperanza, por todo el país más pobre del hemisferio.

Tras una serie de gobernantes que no cumplieron sus promesas de brindar los servicios más fundamentales, ni siquiera agua potable, electricidad y caminos decentes, los desposeídos confían en el cantante surgido de sus barrios de miseria. Con comentó la vicealcaldesa de Puerto Príncipe, Nadège Joachim, “la esperanza de la gente no reside tanto en la política de Michel Martelly como en su música: él habla el idioma del pueblo”.















Fuente: elperiodico.com

0 comentarios: