martes, 19 de abril de 2011

Decide Siria Levantar Estado de Emergencia Impuesto Desde 1963

El Consejo de Ministros de Siria decidió hoy levantar el estado de emergencias impuesto desde 1963, que prohibe manifestaciones públicas, ante las demandas expresadas en recientes movilizaciones sobre reformas democráticas.

“El Consejo de Ministros aprobó este martes el ‘borrador’ del decreto para abolir la ley de estado de emergencia, vigente desde hace 48 años”, informó la agencia informativa SANA, tres días después de que el presidente Bashar al-Assad se comprometió alevantar la emergencia.

Conforme al borrador, los ciudadanos sirios podrán manifestarse públicamente de manera pacífica, previo permiso otorgado por las autoridades, destacó el reporte de la agencia estatal de noticias de la República de Siria.

El gabinete sirio también aprobó un borrador de decreto para cancelar la Corte de Seguridad del Estado Supremo, una corte especial, encargada de perseguir a toda personas que sea considerada un peligro para el país y para el gobierno.

Para concretar el levantamiento de la controvertida ley de emergencia es necesario la aprobación del documento final del decreto, el cual deberá ser firmado después por el presidente al-Assad, para dar paso a su anulación de manera oficial.

La decisión del gobierno sirio de levantar la ley de emergencia se da después de intensas movilizaciones populares, en las que miles de personas han exigido reformas democráticas, la renuncia del mandatario y un verdadero cambio en el país árabe,

Además de que fue anunciada a sólo unas horas de que las fuerzas de seguridad sirias dispararon contra miles de personas que se manifestaban contra el régimen del al-Assad en Homs, la tercera ciudad más grande de Siria.

La represión se inició poco después de que el gobierno llamó a los manifestantes, que se plantaron en el centro de Homs desde anoche, a regresar a sus hogares y advirtió que no permitirá que unos cuantos “insurrectos” desestabilicen al país.

Los uniformados dispararon balas de plomo y arrojaron granadas de gas lacrimógeno contra unos 20 mil manifestantes concentrados en la Plaza del Reloj de Homs, ciudad ubicada a 160 kilómetros al norte de Damasco, capital de Siria.

Testigos afirmaron que las fuerzas de seguridad intentaron persuadir a los manifestantes de evacuar la plaza a través de altavoces, y al no tener repuesta dispararon indiscriminadamente en su contra.

Los manifestantes habían llevado colchones, alimentos y agua hasta la Plaza del Reloj de Homs, en un intento de plantarse en el lugar hasta obligar al presidente sirio a renunciar, emulando las protestas en Egipto, que llevaron a la caída de Hosni Mubarak en febrero pasado.















Fuente: milenio.com

0 comentarios: