sábado, 25 de diciembre de 2010

"Navidad de Miseria" Para Muchos Haitianos en Medio de Calamidad

Maritza Monfort canta un villancico de Navidad en creole que pasan por la radio, pero esta haitiana con dos hijos sólo intenta levantar su ánimo.

“Canto para aliviar mi dolor. Si pienso demasiado, me muero“, dijo Monfort, de 38 años, una del millón de haitianos que perdieron su hogar por el devastador terremoto de enero, que sumió a la empobrecida nación caribeña en uno de los años más calamitosos de su historia.

Con una aguda epidemia de cólera y una disputa electoral provocando más muertes y dificultades, los haitianos enfrentan una Navidad excepcionalmente sombría y un Año Nuevo marcado por la perspectiva de más sufrimiento e incertidumbre.

El terremoto del 12 de enero dejó más de 250.000 muertos y destruyó lo que se consideraba como una alentadora señal de reactivación económica en el país más pobre del Hemisferio Occidental.

Luego del sismo, una epidemia de cólera causó la muerte de más de 2.500 haitianos desde mediados de octubre y sigue cobrándose vidas a diario, en una de las tareas más desafiantes que haya tenido que enfrentar la comunidad internacional, liderada por Naciones Unidas.

“Ayer mi madre casi muere porque se enfermó de cólera. Tuve que correr con ella al hospital. Esta Navidad es una Navidad de miseria”, dijo Monfort a Reuters mientras limpiaba con agua y jabón la parte interior de una carpa de plástico donde vive con sus hijos en el campo de sobrevivientes del sismo Place Saint Pierre, en el distrito de Petionville, en Puerto Príncipe.

Pero muchos haitianos celebraron la fiesta de “Tonton Noel” -Papá Noel en creole- con regalos si podían pagarlos y, los muy afortunados, con una comida que podía incluir carne, arroz y porotos.

Sin embargo, no hay luces, guirnaldas o mensajes festivos a la vista en los hacinados campos que alojan a decenas de miles de sobrevivientes del terremoto.

“No podemos decorar las carpas sucias, donde vivimos en la miseria (…) no estamos de ánimo para celebrar la Navidad”, dijo Juliette Marsan, de 35 años, otra ocupante del campo Place Saint Pierre.

“Mi preocupación es alimentar a mis hijos y ni siquiera puedo hacer eso”, agregó.

1 comentarios:

evelyn cedeño dijo...

oooo
DIOS salvador
salva a los haitianos
que hiecieron ellos para q pasen esta miseria
...
salvalos te lo pido
para esas personas mis bendiciones
FELIZ NAVIDAD... A TODOS...
Y DIOS QUIERA Q SEA SU REGALO UNA BENDICION DE DIOS CUMPLIR SUS RUEGOS Y SUPLICAS...
FELIZ AÑO NUEVO...
Y QUE ESTE NUEVO AÑO SEA DE BIEN PARA TODOS...
DE:EVELYN CEDEÑO GERCIA