martes, 21 de diciembre de 2010

Miles se desvelaron para ver el eclipse total de Luna

 El último gran espectáculo astronómico del año –un eclipse total de Luna- deleitó durante la noche del lunes y la madrugada de este martes a miles de aficionados en varias partes del planeta.

El fenómeno -que tiñó a la Luna completamente de tonos rojos, naranjas, rosas o marrones- se pudo observar en su totalidad en Escandinavia, Estados Unidos, México, América Central y el Caribe… cuando las nubes lo permitieron.

Lo mismo ocurrió con los países ubicados en la parte más occidental de Sudamérica, como Colombia y Ecuador. En el resto de la región solamente se perdieron algunas de las fases finales del eclipse total, que se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna.


Los pobladores del este de Asia, por su parte, pudieron ver cómo la Luna salía cuando todavía estaba parcialmente cubierta por la sombra de nuestro planeta.

Mientras tanto, aquellos que optaron por permanecer despiertos en Europa y en el centro y oeste de África observaron cómo la Luna se ocultaba antes, cuando el eclipse aún estaba en progreso.

A pesar de ello, tuvieron más suerte que los aficionados a la astronomía de África oriental, Medio Oriente y el sur de Asia, donde no fue posible disfrutar del fenómeno que coincidió con el solsticio de invierno -la noche más larga del año- por primera vez en los últimos 372 años.

0 comentarios: