sábado, 25 de diciembre de 2010

Al menos 41 muertos en un atentado suicida en el noroeste de Pakistán




KHAR, Pakistán — Al menos 41 personas murieron este sábado en un atentado suicida perpetrado contra un centro de distribución de alimentos en una zona tribal del noroeste de Pakistán, informaron fuentes oficiales.

La explosión se produjo en un centro de distribución del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU en Khar. Se trata de la principal ciudad del distrito tribal de Bajaur, antaño bastión de militantes talibanes que cometieron varios ataques y atentados suicidas en la zona.

"Al menos 41 personas murieron y más de 60 resultaron heridas en un atentado suicida", dijo el jefe de la administración local, Sohail Khan.

Había diferentes versiones acerca del kamikaze. Algunos oficiales dijeron que se trataba de una mujer, mientras que otros afirmaron que el suicida era un hombre vestido con un burka.

El asaltante fue interceptado en un puesto de control a la entrada del centro de distribución de alimentos y la explosión se produjo cuando estaba siendo registrado, dijo Khan.

El subadministrador de Khar, Tariq Khan, dijo a la AFP que el autor del atentado era una mujer.
Oficiales de la policía tribal dijeron también que el asaltante era una mujer que se resistió a ser registrada y arrojó una granada contra los guardias de seguridad en el puesto de control antes de accionar su bomba.
Asimismo señalaron que habían tenido informaciones previas sobre dos kamikazes que iban a llegar a Bajaur a cometer atentados el 22 de diciembre, pero que se vieron obligados a cambiar de planes.

Un policía dijo que se había hallado el pie de una mujer en el sitio de la explosión, pero no la cabeza.
La administración local impuso un toque de queda indefinido en Khar y las fuerzas de seguridad patrullaban las calles.

El balance de muertos fue confirmado por el médico Mohammad Hafeez, del hospital estatal local, quien precisó que entre las víctimas figuraban varias mujeres y niños.

La zona tribal del noroeste de Pakistán ha sido en los últimos años el cuartel general de grupos islamistas locales y extremistas que huyeron de Afganistán tras la invasión liderada por Estados Unidos que derrocó al regimen talibán a finales de 2001.

Unas 4.000 personas han muerto en ataques suicidas y explosiones en Pakistán desde que las fuerzas del gobierno allanaron una mezquita frecuentada por extremistas en Islamabad en 2007. Los ataques han sido atribuidos a redes vinculadas con los talibanes y Al Qaeda.

Bajaur es uno de los siete distritos en la zona tribal, que Washington considera como el cuartel general de Al Qaeda y el lugar más peligroso del mundo.

Funcionarios estadounidenses han presionado a Pakistán para que lance un operativo importante en la región tribal de Waziristán del Norte, considerada la fortaleza de los grupos talibanes que luchan contra las fuerzas internacionales en Afganistán.

Pakistán rechaza con firmeza las acusaciones de que no ha hecho lo suficiente para eliminar la amenaza talibán en el noroeste, señalando que ha perdido más de 2.400 oficiales en la lucha contra los militantes islamistas desde 2002.

Islamabad apoyó al regimen talibán en Afganistán entre 1996 y 2001, pero se convirtió en un aliado de Estados Unidos tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

0 comentarios: